viernes, 12 de octubre de 2012

Preso llevo tu recuerdo.

¿Sabes por que me gusta dormir? Por que cuando cierro los ojos desaparece la distancia, cuando cierro los ojos puedo verte aquí, y no hay nada que me guste más que verte a mi lado por que si tu estas, sonrío sin motivo. Aun hoy, cuando sin querer vuelven a mi todos y cada uno de los recuerdos de aquel verano se me llenan los ojos de lágrimas; lágrimas con sabor a paseos por la playa, con olor a tardes lluviosas, lágrimas que suenan a tiempos donde diez minutos sin un beso era casi el olvido, donde estar a más de cinco metros lo llamábamos distancia. Solo hoy se el verdadero significado de distancia. La RAE lo define como espacio o intervalo de lugar o de tiempo que media entre dos cosas o sucesos, pero la distancia no es una definición, la distancia son besos que no puedes dar, miradas que no logras encontrar, sonrisas que olvidas como se esbozaban, es alguien que necesitas a milímetros pero tienes a kilómetros. Pero tendré que acostumbrarme a este día a día, a echarte de menos a cada segundo, a quererte a lo lejos, a borrar kilómetros para estar cerca de ti, a soñar despierta para poder seguir adelante. Sé que llegará el día en que no hará falta que me digas que me cuide, porque lo harás tú; ese día en que todo será fácil, mientras tanto estaré aquí, donde me dejaste, cumpliendo aquella promesa, esperándote.

Siempre que pido un deseo te me apareces aquí.

Cuarenta-siete, los días que llevo sin poder verte, ni abrazarte, ni besarte, y se dice rápido pero créeme cuando te digo que es una eternidad. Hoy he vuelto a la estación donde me hiciste aquella imposible promesa. Sentada en el mismo banco empiezo a recordar, todo. Aquel dos de Julio, en aquella parada del bus, donde no podría haber imaginado nada de lo que ocurrió más tarde. O todas aquellas tardes en donde ,sin darme cuenta, conseguiste cambiar todo lo que estaba bien para hacerlo mejor, poner todo mi mundo patas arriba. Son recuerdos agridulces, son recuerdos de esos que al recordarlos sonríes y instantes después  se te llenan los ojos de lágrimas, más que nada por miedo, miedo a que no se vuelvan a repetir, o mucho peor, a que tú al recordarlos no sonrías como lo hago yo. Y no sé si por orgullo, dignidad o tal vez por más miedo no pregunto, y así estoy sin saber si me estas echando de menos o me estas olvidando. En momentos como estos envidio a las mariposas de Vietnam, viven un día, un solo día; tienen veinticuatro horas para hacerlo absolutamente todo, no pueden pararse a pensar en el orgullo o el miedo, no pueden permitirse dudar, simplemente actúan; y ojala yo pudiese hacer lo mismo, decirte cuanto te quiero, cuantos son los días que pienso pasar a tu lado, pedirte perdón y susurrarte que siempre te voy a estar esperando.

Nada podrá salvarte, nada a lo que agarrarte.

Y que más da si la vida viene y va, si los besos si se gastan y las lágrimas se derraman. El ayer no importa nada, y por el mañana de nada sirve llorar. La gente entra y sale de tu vida, y unas más grandes u otras un tanto más insignificantes, pero todas te dejan huellas, huellas que son las que al fin y al cabo te hacen ser quien eres. Está la gente que llegó sin avisar, la gente que llevabas buscando toda tu vida, otra que vino en el momento equivocado, y también la que siempre quisimos que llegara pero no fue así. Son ellas las que te han hecho fuerte, o quizás desconfiado o tal vez más seguro, más miedoso o valiente como el que más. En resumidas cuentas; todas tienen un papel que hacer en tu vida, así que no las intentes evitar. Si tienes que tropezar; tropieza, y no una, sino cuantas veces creas necesario. Y recuerda que la vida te dará lo que le des, por eso mírala con una sonrisa, te la devolverá..

martes, 9 de octubre de 2012

'Cuando te encuentres ante dos opciones y tengas que elegir, simplemente lanza una moneda al aire. Siempre funciona, y no solo porque por fuerza te saca de dudas, sino porque en ese breve momento en que la moneda esta en el aire, de repente sabes que cara quieres que salga.'

domingo, 12 de agosto de 2012

Seiscientos sesenta y cinco.

En la televisión avisan que beber, mata. Las cajetillas de tabaco advierten que fumar, mata. Pero a todo el mundo se le olvida decir lo que produce el amor: peor que la muerte. Llega cuando quiere, sin pedir permiso; y en un instante te encuentras ahí, sonriendo como una idiota por un simple sms, arreglándote durante tres horas porque le vas a ver, o cogiendo un autobús para cruzarte medio país solo porque te prometió un beso al llegar. Pero acaba, como todo, llega a su fin. Y entonces te vuelves a encontrar, pero ahora en un túnel en el que por más que lo intentes no logras ver la luz, y ya no hay motivos para levantarse de la cama cada mañana, ni para sonreír cada día. Y nadie lo ve, pero te vas muriendo poco a poco, te va quitando pedazos de vida, así sin más. Pero de eso nadie te avisa, nadie te dice todo lo que produce el amor, y será por algo, y es que tal vez duele más que cualquier puñalada, pero se disfrutan hasta las lágrimas; o puede que sea la peor arma mortal jamás creada, pero logra resucitar hasta al cuerpo más inerte. Y será que enamorarse es el único error que nadie se cansa de cometer.

martes, 7 de agosto de 2012

Y entonces llega alguien que sin ir más lejos le da mil vueltas.

Cuando me da por contar los kilómetros de tu cama a la mía y me pierdo antes de llegar a la mitad, o cuando tachando los días que faltan para verte se acaba la tinta del bolígrafo, en momentos como esos, cuando me topo con la realidad, es cuando se me viene el mundo encima y tu no estas aquí para sujetarlo. Y es entonces cuando me pregunto una y mil veces como se puede estar tan feliz y tan jodida a la vez, como durmiendo bajo el mismo cielo no te puedo abrazar, o como estando alumbrados por la misma luna no te puedo ver.

domingo, 5 de agosto de 2012

Ni el vértigo ni el miedo más grande pueden pararte cuando quieres algo de verdad.

Haces complicado el olvidarte, si ya es tarea difícil no ayudan todos los 'me apetece volver a verte', o esos  'necesito otro beso' que suenan tan bien dichos por tus labios. Aun hoy, cuando sin querer vuelven a mi todos y cada uno de los recuerdos de aquel verano, se me llenan los ojos de lágrimas; lágrimas con sabor a paseos por la playa, con olor a tardes lluviosas, lagrimas que suenan a tiempos donde diez minutos sin un beso era casi el olvido, donde estar a cinco metros lo llamábamos distancia. Solo hoy se el verdadero significado de distancia. La RAE lo define como espacio o intervalo de tiempo o lugar que media entre dos cosas o sucesos, pero la distancia no es una definición, la distancia son besos que no puedes dar, miradas que no logras encontrar, sonrisas que olvidas como se esbozaban, es alguien que necesitas a milímetros y tienes a kilómetros.

Hay veces en las que pensamos que un instante puede durar siempre.

Seria perfecto poder jugar con el tiempo como si de un reloj se tratara; dejarlo correr cuando todo va mal, y quitarle la pila en los momentos que realmente merecen la pena. Momentos que te dejan sin aliento, esos en los que no puedes dejar de sonreír, en los que cierras los ojos solo por ver si así puedes retenerlos en tu memoria eternamente. Momentos que no te cansarías de repetir, y momentos que desearías no haber vivido. Semanas que pasan como segundos, y horas que pasan como años. Personas que necesitaras siempre a tu lado, y otras que te arrepientes del instante en que topaste con ellas. Gente con la que pasas ratos interminables, y esa que hace que el tiempo vuele. Momentos que jamas podrás olvidar, y otros que aunque no quieras siempre recordaras. Y es que veinticuatro horas son pocas para el mejor día de tu vida, y demasiadas para el peor.

miércoles, 20 de junio de 2012

Ironía es llamar pequeño, a la persona más grande.

Uno. Intenso, difícil, de cambios, de sorpresas, de pasar y no mirar, de grandes alegrías, de pocas palabras, de muchas miradas e infinitas sonrisas; uno, sencillamente perfecto. A su lado, donde nada da miedo, donde todo es fácil; cerca de él, que me hizo cambiar de camino, o más bien de paso. Que me enseñó que si abría los ojos no existía la oscuridad; de quien aprendí que nada ilumina más que una sonrisa; quien me hizo ver que los imposibles se encuentran solamente en las mentes de los incapaces. Él, que llegó sin permiso y se quedó; que pintó risas donde antes se escuchaban llantos. Él, que rescató aquella mirada perdida en un mar de mentiras. Él, que hoy es mas de lo nadie ha llegado a ser. Mientras escribo esto caigo en la cuenta de que lo he vuelto a hacer, de que no aprendo, que el problema no está en el camino si no en el caminante, de que me paso horas mirando el móvil, que no consigo estudiar por que no me lo saco de la cabeza. Y acojona, acojona por que puedo decir que es todo, y ya saben lo que eso conlleva si se va, si se va no queda nada.
Gracias, te quiero.

sábado, 28 de abril de 2012

Los besos no se gastan.

Soy la que he bebido hasta no saber ya ni mi nombre. La que he bailado hasta el punto de no sentirme los pies. La que reí más alto que nadie, y esa que cantó todas las canciones de ese maldito álbum. Soy la que juré que lo había olvidado, y cuando lo vi resucitaron todas y cada una de las mariposas de mi estómago. Esa que habla antes de pensar, y se arrepiente al momento de hacerlo, sí, esa que en dieciséis años no ha tomado una buena decisión. La misma que no puede asegurarte un amor eterno, pero si verdadero. La que no te promete bonitos despertares, pero si noches largas. Soy la que te pide mil besos, solo mil, ni uno más, ni uno menos.

martes, 13 de marzo de 2012

Luchar es una buena opción.

Cuando no sé si es blanco o si, por el contrario, es negro. Cuando debería ser gris. Cuando deseo con todas mis fuerzas que sea azul. Cuando todo el mundo me dice que el verde es el que realmente quiero. Cuando el purpura parece la mejor opción. Hasta cuando el arco iris entero podría ser una correcta elección. Es entonces cuando solo me queda hacer aquello que jamas me cansare de hacer. Una brazada detrás de otra, sin pensar, únicamente yo y el agua. Hay quien prefiere tumbarse y reflexionar; nada comparado con esto. Las brazadas siguen el ritmo, de fondo se oye gritar a mi entrenador. Empiezan a doler los brazos, las piernas casi no pueden moverse, pero no voy a parar, necesito seguir. Continuo sin bajar el ritmo para nada. Últimos cien metros del entrenamiento, estoy muerta, y sin embargo me siento bien, es mas me siento perfectamente. Salgo del agua, cojo la toalla, me siento en el vestuario y sonrió, por que me he dado cuenta de que da igual del color que sea, que mas da que todo vaya mal, no importa si caigo, volveré a levantarme, una y mil veces, todas las necesarias, por que motivos para luchar me sobran.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Si me extrañas, búscame en tu mente.

Cuando al oír su nombre ya no sientes ese cosquilleo intenso en el estómago; cuando al fin has conseguido reír sin la necesidad de que sea él quien te produzca esa perfecta sensación: cuando finalmente crees que has pegado cada pedazo de ti, y ya puedes gritar que eres otra. Sale una ventanita con su foto, ahí en pequeñito, y la abres y caes en la cuenta de que todo lo que habías conseguido puede venirse abajo con un sencillo hola. Rápidamente la cierras, como pidiendo que desapareciera por arte de magia. Coges aire, y intentas hacer cualquier cosa para entretenerte y no contestar, intento que durará como máximo treinta segundos. Contestas. Bien, todo va bien. Te relajas, dejas de temblar, o al menos lo intentas. Y vuelve, ahora más fuerte: que tal todo?. Tienes dos opciones, podrías decirle la verdad, que aun no has aprendido a seguir, que si algún día se le ocurriera volver tan solo tendría que buscarte allí donde te dejó; o responder con un falso bien. Te decantas por la segunda opción, las más sencilla, la más cómoda, la menos real.

Podemos llegar al cielo, no nos cuesta nada.

Dices que no sabes que es aquello que no te deja sonreír, ese algo que te pesa en el alma. Afirmas que le odias, que es un niñato y que no te lo tragas, y si alguien te pregunta no dudas en negar una y mil veces que por él no sientes nada de nada. Hasta que llega la jodida noche, y si cierras los ojos aparece su sonrisa, su encantadora sonrisa, acompañada de esos perfectos ojos oscuros; y es en ese justo instante cuando vuelves a la realidad. No es que le odias, sencillamente le amas; no es que sea un niñato, simplemente es el niño de tu vida; y eso de que no te lo tragas? Pues si mueres por besarle a cada segundo. Y claro que niegas lo que sientes, por que no es bueno, es algo malo, algo que duele sentirlo. Y abres los ojos, y tan solo piensas en encontrar esa máquina del tiempo que te haga volver al minuto justo en el que caíste en su trampa mortal de amor.

jueves, 16 de febrero de 2012

Demasiado desafió, yo no puedo ser tan fuerte.

Ilusión, capricho, tontería; ya puedes ponerle mil nombres, engancharle cientos de etiquetas o intentar disimularlo todo, sabes que por mas empeño que le pongas no conseguirás dejar de sentirlo. Mienteles. Di a todos que no la quieres, que solo es otra mas para tu colección de princesas usadas. Engañales. Esconde que para ti es una diosa, tu musa; la culpable de todas esas noches en vela, la que pinta a sus anchas esa curva en tus mejillas. Sal. Sonrieles a todas, bailales, y llevatelas a la cama. Y date cuenta el domingo al levantarte, cuando toda la fiesta haya terminado, que la única que realmente quieres que esté hace demasiado que marchó. Asumelo; te rompió y tu no dudaste en quererla con cada pedazo; pero cuando entró en juego el orgullo, cuando el amor ya no lo podía todo, fue entonces cuando intentaste sacar un clavo con otro clavo que ni en tamaño ni en forma se le asemejaba, y otra vez te salió mal.

domingo, 12 de febrero de 2012

-Tu insoportable niña, te quiere, y te desea infinitas felicidades. Por muchísimos más, y juntas♥

Hay estudios que demuestran que se puede estar hasta cuatro dias sin comer, y solo un dia y medio sin beber; sin ella dudo que se pudiera sobrevivir más de veinte segundos. Indispensable. Llegó sin avisar, sin permiso alguno, y sin quererlo evitar se convirtió en un sencillo todo, en un “te llamo esta noche sin falta, en un “necesito ir de compras”, o en un tan tipico “madre mia, que tia mas zorra”. Ella es la envidia de todas, el sueño de todos, y sobretodo, ella es mi hermana; la que da igua que la llames a las 2:07 que a las 4:45, te va a coger el telefono; con la que disfrutas los buenos momentos, y con la que los malos se hacen más llevaderos; la culpable de la mayor parte de mi locura, y a la que no tendre suficiente vida para agradecerselo todo. Ella, capaz de hacer cada momento unico, experta en desprender felicidad y alegrar penas. Perfecta fabricante de risas, y una cabezota nata. Así es ella, con todas sus virtudes y sin el más minimo defecto, y no, no la cambio por nada ni nadie.♥

sábado, 4 de febrero de 2012

Iría hasta Narnia, si él viniese conmigo.

Risueña, muy risueña. Incondicional de mi blog, apasionada por Moccia, loca por la coca-cola y adicta a los zapatos. Fanática del Fútbol Club Barcelona, pero ante todo fiel a mi aldea. Enamorada de la vida en general. Amo el café, y más que nada tomarlo con ellas. Siempre he tenido muy claro quien era y nadie nunca me hizo cambiar de opinión, no he dudado ni un momento en perseguir mis sueños por más inalcanzables que fueran. He caído y levantado incontables veces, y jamás me he rendido porque vida solo hay una y está para vivirla. Hasta que ahí  llegó él; con sus aires de superior, su andar chulesco, y su tan adorable sonrisa, y así, sin poderse evitar, se convirtió en el "hip" de mi "hop", en el otro "cha" de un "chacha", en el 6 de cualquier número de teléfono, en la parte de bailar pegados en un vals. Paso a ser la X de una ecuación, y el dividendo de toda división. Él era la primera cita, el segundo beso, la tercera caricia, el cuarto motivo de mi sonrisa, el quinto latido de mi corazón y la perdida infinita de toda razón. Y así fue como desmontó todo esquema posible; olvidé años enteros de lecciones, dejé de escuchar consejos. Solo existia él. Y está claro lo que eso conlleva, sin él, no hay división, ni tampoco ecuación, ni risa, ni prisa, ni sueños, ni baile, ni cita, ni beso. Sin él, no queda absolutamente nada.

-LauraAndreu.

miércoles, 25 de enero de 2012

Mientras él la ignora, otro la enamora.

Ahora me pongo a pensar y me doy cuenta de lo lejos que andas. Ha pasado tanto tiempo y tantas cosas que en estos momentos tan solo somos dos extraños, dos extraños que un día lo compartieron todo y hoy ya no son nada. Observando la inmensidad del universo a través de mi ventana fijo mi mirada en esa perfecta esfera blanca, y mientras una pequeña lágrima recorre vergonzosa mi mejilla, me alivia pensar que por mas lejos que te sienta, siempre dormiremos bajo la misma luna.


-LaurAndreu.

sábado, 21 de enero de 2012

Siento el retraso amor, felicidades♥

Quizás no hayamos compartido años, ni tampoco millones de confesiones, tal vez no seamos íntimas, y alguna que otra vez nos la hemos jugado... si, puede que todo eso sea cierto, pero lo que también es cierto, es que tu siempre has estado ahí, buenos y malos momentos, cuando he llorado, me has abrazado y me has preguntado que a quien quería que le pegases; cuando tenia un típico día de perros, me has arrancado una sonrisa; cuando mas harta, aburrida, y desquiciada estaba en clase, tu me venias con tus tan necesarias tonterías; cuando mas te he fallado, tu siempre me has perdonado, y eso es probablemente lo que mas te agradezco, por que en esos momentos, te aseguro que es cuando mas te necesitaba. Sé que no he sido la mejor, pero tu lo has sido por las dos. Y hoy 20 de enero, hace cinco mil ochocientos cuarenta días, que el mundo es un poco mejor, sencillamente por que tu estas en él. Muchísimas felicidades mi niña.♥



-LauraAndreu.

miércoles, 18 de enero de 2012

Basta una sola mentira, para poner en duda todas las verdades.

Puede que no te vuelva a ver en tres o cuatro años, puede que todo haya cambiado entonces, o todo siga igual, quien sabe. Tal vez tu hayas encontrado a alguien, o quizás sea yo la afortunada. El tiempo no borra los recuerdos, pero sí los hace mas llevaderos, ordena prioridades. Durante demasiado tiempo, estuviste ocupando un primer lugar que para nada merecías, pero así es este estúpido sentimiento, hace perder la cabeza. Ahora toca pedir perdón a mi estómago por todas esas indebidas mariposas sentidas; a mi almohada por todas las lágrimas y sollozos que ha escuchado en silencio; a mi corazón solo decirle que estaba avisado, y a mi cerebro, que una vez más, tenia razón.


-LauraAndreu.

jueves, 5 de enero de 2012

Incompatibles por definición.

Parece que esta vez sea la definitiva. Cuatro años, muchas historias, miles de mentiras, y millones de sentimientos. Es difícil dejar todo atrás. Dejar atrás tardes enteras, sms, llamadas a las tantas, besos, caricias, en fin, cosas que se sienten... Puede que el único fin de que esto acabe sea, que algo mejor este a punto de comenzar. Tal vez encuentres otra niña que sepa hacerte feliz, aquella que no le importe cuantas veces le mientas o le falles, por que siempre estará dispuesta a perdonarte, como hice yo en su momento, otra niña ciega de amor a la cual puedas encandilar con tu sonrisa de príncipe encantador. Yo, mientras, seguiré mi camino, lejos del tuyo, en donde me toparé con más imbéciles que tan solo quieran jugar. Pero confío en que, en mitad de todos ellos aparecezca alguien que no me haga saltar a la piscina cuando esté vacia, ese alguien que no seas tu. 


-LauraAndreu.

Sueña como si fueras eterno, vive como si hoy fuese el último de tus dias.

Y es que por mas barcos que coja, acaba por terminar en el mismo puerto una y otra vez, ya no sabe si por destino o por puro vicio, pero su viaje siempre tiene el mismo acabar, y empieza a estar cansada. Es joven, bella y sobretodo tiene una vida entera por delante. Le quedan miles de días por vivir, muchisimas canciones por oír, cientos de lugares por visitar, y otras tantas historias por escuchar. Pero, por otro lado los cambios dan miedo, y los recuerdos hacen permanecer en el pasado. Para que arriesgar si puedes ir a lo seguro? Yo te diré para que, para vivir, por que las batallas no se ganan sentado, las sonrisas no aparecen en medio de mares de lágrimas y por que quien hoy te ha hecho llorar, mañana no a va a merecer que tus ojos brillen por él. Así que sonríe, que esa sonrisa puede que a él no le suponga nada, pero para muchos, esa sonrisa es el motor de sus vidas.

-LauraAndreu.