jueves, 29 de septiembre de 2011


Un mensajito a las tantas, un beso mal dado, una lagrima de felicidad, una barra de labios, un paquete de preservativos ,una mentira para salir del paso ,un corazon mal pintado, un vicio malo, un alma buena, una sonrisa blanca, un cigarrito a las tres de la mañana, una pelicula porno, un I love you mal pronunciado, un adios que siempre suena igual. Una cancion hippie, un colchon caliente, un invierno frío en la calle y un subidon en el ascensor, un desayuno sin diamantes, un pelo despeinado despues de liarla un rato, un gemido que te eriza la piel, una mano traviesa, un juego prohibido, un chocolate que no se come, una cuenta atras, un "Me gustas",un "Tu a mi no”.

LHDP


Hay cosas que uno no puede hacer solo. Discutir, subirse y sujetar una escalera a la vez o doblar una sabana de esas de cama de matrimonio. Yo toda mi vida he pensado que lo ideal era vivir en pareja, por muy extraña que fuera la pareja. De hecho hay parejas que acaban convirtindose en tríos. Parejas que se van quedando sin pareja, porque no se puede evitar el miedo a no estar a la altura, hay parejas que son imposibles por definición, por historia y por física, aunque no por química. O parejas en las que la química se ha ido gastando aunque sigan compartiendo una familia, familias donde en algún momento hubo una pareja, parejas que fueron en algún momento y ya no son nada. Y eso es lo que más miedo da en la vida, cuando la pareja se rompe, sea por lo que sea la primera sensación que se tiene es de pánico, miedo atroz al canvio, a la pérdida de control sobre nuestras vidas, un miedo atroz a estar solo, pero cuando se llega a esa soledad, uno se da cuenta de que la ruptura, puede llevarnos a un lugar mejor. Hoy es el primer dia del resto de mi vida, porque desde hoy, creo que lo más importante en esta vida es saber volar solo.